Esta terapia, el masaje Kobido, empleada por las antiguas emperadoras japonesas, se le conoce como el lifting facial natural donde te promete un rostro más joven y cuidado sin tener que pasar por el quirófano.

CEOCAN Masaje-kobido

Lucir una piel perfecta, relajada, saludable y sensiblemente más joven es el deseo de muchas personas de hoy en día. Sin embargo, el estrés, las prisas, la contaminación, y tomar el sol en exceso sin una protección adecuada, son factores que maltratan nuestra piel haciendo que transmita un aspecto más mayor de lo que realmente es.

Por eso, les vamos hablar hoy de uno de los mejores tratamientos para cuidarla y rejuvenecerla, el masaje Kobido, técnica milenaria japonesa  aportando salud y brillo a nuestra cara.

El masaje Kobido es una terapia neurosensorial procedente de la tradición oriental que busca, mediante una perfecta mezcla de movimientos rápidos y lentos, mejorar el aspecto de la piel, además de la salud. Este tipo de tratamiento es exclusivo para la cara, aunque cada vez es más común encontrarnos con quienes lo practican también en el cuello y los hombros.

La técnica Kobido repara los problemas de la piel mediante el movimiento de las toxinas naturales presentes en los músculos subcutáneos de la piel. Gracias a la acupresión con la combinación del masaje, el drenaje, y otras técnicas como el shatsui, se logran grandes resultados tanto a medio como a largo plazo.

Orígenes del masaje Kobido

Sus defensores se apoyan en la experiencia de siglos de utilización; y es que el origen de este tipo de masaje se sitúa en torno al siglo XXVII a.C. Una de las disciplinas de la medicina tradicional china es conocida como ‘anmo‘ (empujar y frotar), y es la base del masaje Kobido, que fue importado a Japón alrededor del siglo XIV d.C. En esta época, los famosos guerreros samuráis descubrieron los beneficios de esta técnica y la emplearon para encontrarse mejor por su capacidad curativa. Sus buenos resultados hicieron que, un siglo después, la familia imperial lo incorporara a sus costumbres y disfrutara en exclusiva de sus beneficios.

Afortunadamente, esta limitación se fue olvidando con el paso del tiempo, aunque no fue hasta la década de los 80 del siglo pasado cuando empezó a extenderse por Occidente gracias al terapeuta Shogo Mochizuki, que lo exportó a Estados Unidos.

Hoy en día podemos disfrutarlo en centros de belleza como el nuestro, aunque no hay muchos en Tenerife que lo hagan, ya que necesitan de una formación específica por parte de las esteticistas. Disponemos de personal cualificado y de promoción durante este mes de octubre.

CEOCAN masaje-kobido

Beneficios y contraindicaciones del masaje Kobido

Como contraindicaciones diremos que este tipo de tratamiento no es adecuado para todo el mundo. Aquellas personas que tengan algún tipo de erupción en la piel causada por alguna alergia no deben tratarse, puesto que podría resultarles perjudicial. Tampoco es una terapia que disponga de un gran resultado en personas con algún tipo de cicatriz interna o externa reciente, ya que se deberá evitar la zona de la cara afectada y no se conseguirá un resultado homogéneo.

Sin embargo la gran relación de beneficios es tan extensa, que hace que muchas más personas puedan solicitarlo:

  • Es un gran aliado de la belleza. Y es que con él se consigue que la piel de la cara luzca más joven, con menos arrugas y flacidez. Esto es así porque el masaje Kobido tonifica los músculos faciales. Además, se favorece la eliminación de células muertas, con lo que la piel se muestra más sana y receptiva a otros tratamientos de belleza o cremas. Esto no sólo supone una mejora para nuestra apariencia, sino que también resulta bueno para nuestra autoestima al vernos mejor cuando nos miramos al espejo.
  • Ayuda a eliminar las toxinas y bacterias que están en las capas superficiales de la piel debido a que aumenta la temperatura de la piel y así se activa el sistema linfático.
  • Combate el estrés al ser una actividad enormemente relajante.
  • Permite eliminar las contracturas y la tensión de los músculos faciales, con lo que se mejora la irrigación sanguínea y, por tanto, se aportan nutrientes a las células de la piel para que se reparen por sí solas.
  • Debido a la velocidad y el ritmo con el que se ejerce la técnica Kobido, se estimula el sistema nervioso, lo que tonifica el cuerpo y equilibra el flujo energético de la cara.

No se queden sin conocer de primera mano de esta maravillosa técnica oriental, que disponemos ya en nuestro centro, pidan cita durante el mes de octubre y disfrutarán de una promoción especial indicando que han leído nuestro articulo.